martes, 8 de octubre de 2013

DIMENSION PICTURES

Surgida a finales de 1971 de una matriz tan ambiciosa como reciente ("New World Pictures"), Dimension Pictures es una de las productoras y distribuidoras más singulares de los años 70. Ya tratada aquí en diversas ocasiones, nos ocupamos ahora, a modo de introducción y como punto de partida para tratar sus conexiones con el cine afroamericano (jugosas y cuanto menos importantes). Lawrence Woolner, productor-distribuidor-exhibidor había trabajado en el negocio del cine desde los 50, en compañía de sus hermanos y con ocasionales acuerdos con un director y productor independiente experto en cine B y explotaciones varias. Nos referimos por si no lo han adivinado ya a Roger Corman. Cuando ambos trabajaron juntos los beneficios fueron importantes. Cuando Corman pensó en abandonar la dirección y crear una productora para los nuevos tiempos (los 70), rapidamente llegaron a un acuerdo y fundaron la citada NWP. El proyecto era importante y arriesgado. Pero ambos conocían perfectamente los meandros del negocio y la manera más rentable de mover el producto. Los comienzos aunque difíciles fueron acompañados de importantes logros económicos. La nueva compañía se convirtió en un nuevo referende en la producción independiente y exploiter. Sin embargo, dos gallos en el mismo corral....

 
Corman compró la parte de NWP a Woolner y éste, lejos de echarse a un lado, fundó una nueva compañía cuyas oficinas estaban en la misma calle que su competidora (Sunset Boulevard para más señas). La filosofía sería la propuesta por NWP pero desde unos preceptos económicos inferiores. Corman se movía bien en todos los mercados y era capaz de abrir nuevas vías, insospechadas en un profesional como él. Woolner era conocedor de los ambientes regionales y los drive-in. En otras palabras, sus pretensiones y manera de actuar eran a menor escala. Sin embargo, la maniobra de Woolner fue curiosa. Se llevó a su nueva compañía a Charles S. Swartz y a su esposa Stephanie Rothman, respectivamente jefe de producción y directora principal de la NWP; en realidad dos engranajes muy importantes para la gestación de la productora de Corman. Los motivos dan juego a chascarrillos y especulaciones de todo tipo, incluso algún roce profesional (ver las declaraciones de Jack Hill al respecto, bien contestadas por la directora de "The student nurses"). Nuestra querida Stephanie Rothman es clara al respecto: la nueva compañía ofrecía perspectivas y libertad creativa que con Corman no iban a tener (y mejores retribuciones económicas, claro está)*. 

 
Dimension Pictures sobrevivió una década aunque Swartz & Rothman abandonaron el barco en 1975, año donde curiosamente la compañía pareció especializarse en cine afroamericano. DP produjo y distribuyó filmes de todo tipo: aventuras, comedias, policiacos, thrillers, terror, soja westerns, dramas rurales...En su catálogo se pueden encontrar delicias filípinas como Twilight People (1972, Eddie Romero)**, Wip movies a la moda como Sweet Sugar (1972,Michel Levesque)***, algún soft para calentar el ambiente como The Three Dimensions of Greta (1973, Pete Walker)****, trepidantes dog movies como The Doberman Gang (1972, Byron Chudnow) y su secuela, pantanosas cult -movies de la talla de Gator Bait (1974, Beverly Sebastian) con Claudia Jennings a la cabeza, o concienciadas female-movies como The Working Girls (1974, Stephanie Rothman). Los seguidores de la neumática Edy Williams disfrutaron de sus atenciones en Dr. Minx (1975, Howard Avedis), una excusa netamente epidérmica para disfrutar del talento artístico de la Meyer-Girl. 

Los degustadores de rarezas se encuentran como en casa con una productora como Dimension. La compañía compró  Il plenilunio delle vergini (1973, Luigi Batzella y Joe D´Amato) y la distribuyó como The Devil´s Wedding Night (el baile de títulos y reestrenos con otros nombres son marca de la casa). Otra "joya" que distribuyeron de manera parcial fue la singular Invasion of the Bee-girls (1973, Denis Sanders), cuyo contenido seguro que no desagradó a la Rothman. Y un par de títulos más para elevar el nivel de la compañía. Por un lado, la dicharachera y presumiblemente dinámica Dixie Dynamite (1976, Lee Frost) con el inolvidable Warren Oates encabezando el reparto. Traficantes de alcohol, polis corruptos, carreras variadas, humor desenfadado, chicas a tutiplen. Frost manejando el barco como nadie. En el otro lado del ring, un obra tan estimable y problemática en cuanto a producción como Ruby (1977, Curtis Harrington) nuevo ejercició de psicopatía crepuscular con licencias sobrenaturales, al que le tiempo ha tratado bien. Y cerramos este recorrido previo con Tarantula/Kingdom of Spiders (1977, John "Bud" Cardos), entretenida bug-movie con la consabida lectura ecológica de la época y el mismísimo Kirk encabezando el reparto (donde no falta un ya venerable Woody Strode). Sirvan todos estos títulos como mapa geográfico de DP.

 
*Jack Hill ha tenido un padrino de lujo (Quentin Tarantino). Stephanie Rothman algún estudioso/a aislado.
**Película gestada en la NWP pero cedida en el acuerdo de separación.
***The Big Dool House (1971) a cargo de Jack Hill es un filme que abrió cierta polémica entre su director y Stephanie Rothman, basicamente por los enfoques opuestos en que ambos debían ver la película (y porque Corman no confiaba plenamente en Jack Hill). No olvidemos que la directora se encargó de remozar Blood Bath (1966) película rehecha por Jack Hill y cuyo resultado inicial no gustó a Corman. Sweet Sugar (1972)  puede verse como una contestación de Rothman al filme de Hill. 
****También conocida como The Four Dimensions of Greta. En todo caso una película exhibida en 3-D.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada