sábado, 12 de octubre de 2013

BLACK DIMENSION (1)

 Atenta a las tendencias del mercado, Dimension no podía dejar de lado el cine afroamericano de los 70. De hecho, a mediados de la década su distribución se centra en una serie de títulos que rentabilizo en los locales de sesión continua y en los drive-in.  Por Dimension pasaron desde iconos excesivos como Rudy Ray Moore, locuras filipinas del increible Cirio Santiago, macarradas ambientadas en reconocibles barriadas, comedias al gusto afro o vengeances movies para descargar adrenalina, contando además con alguna obra insólita adelantada a su época. Repasenos algunos logros.

 
1.- Terminal Island (1973). Entre la distopía setentera y el cine de explotación, esta entretenida película dirigida con efectividad por Stephanie Rothman muestra las señas de identidad propias de su realizadora: cine de explotación aderezado con temas y aspectos de la realidad coetánea americana. En este caso, una distopía que coloca a los criminales de ambos sexos en una isla regida por la ley de la supervivencia. Acción, humor, algo de erotismo para un filme que sin ser blaxploitation se suele incluir dentro de la etiqueta por la destacada presencia de afroamericanos en el reparto así como por el tratamiento del racismo en la obra. Aparece Tom Selleck en uno de sus primeros papeles.

 
2.- Tough (1974). También conocida como "Johnny Tough", un drama concienciador a pesar de lo que pueda sugerir el título. Los problemas de la vida diaria de un joven en su problematico hogar, la escuela, sus amigos....Dirigida por el desconocido Horace Jackson, un cineasta cuyas incursiones en el cine afroamericano son al menos singulares ("The Bus is coming" y "Joey" ), siempre preocupado por retratar aspectos cercanos a la realidad de la población negra de la época.

 
3.- Boss Nigger (1975). Segundo y último encuentro del realizador Jack Arnold con Fred Williamson (guionista del evento), aquí en un western cómico sobre una pareja de cazarecompensas de color envueltos en mil problemas y a la caza de un peligroso forajido. Especie de prolongación de las aventuras de Nigger Charley (el personaje es distinto) y uno de los filmes que cita-homenajea-saquea Quentin Tarantino en "Django desencadenado". D´Urville Martin es el compañero de Williamson y en el reparto destaca la presencia de William Smith, R. G. Amstrong o Barbara Leigh.

 
4.- Deliver us from evil/Joey (1975). Tercer largometraje del citado Horace Jackson, en esta ocasión un drama antidroga ambientado en L.A. y con un grupo de vecinos haciendo frente a unos camellos que venden droga en los colegios del vecindario en paralelo al drama que vive  un joven negro de turbulento pasado que intenta sobrevivir en su vida diaria.Cine con mensaje, bienintencionado y naive. Reestrenada en 1977 con el título de "Joey".

 
5.- Dolemite (1975). El inenarrable debut de Rudy Ray Moore, una trash movie a su servicio convertida en objeto de culto a pesar de ser una de las peores blaxploitation del periodo. Como comentamos en su momento: interpretaciones al borde de lo permitido, peleas amateur, una parodia involuntariamente paródica, micrófonos integrados en las escenas sin ningún disimulo. algunos de las famosas toast que hicieron célebre a Moore para animar de alguna manera el muermo fílmico en el que se vió envuelto. Dimension Pictures debió hacer algo de negocio con ella dada la pobreza presupuestaria que desprenden sus imágenes. Están avisados.

6.- Lady Cocoa (1975). Una de las blaxploitation dirigidas por el todoterreno Matt Cimber, acción y drama a partes iguales para contar la historia de una mujer perseguida por los mafiosos de turno después de delatar a su novio traficante. Un filme al servicio de Lola Falana, artista popular de Las Vegas, de esquiva trayectoria fílmica. Posiblemente lo mejor de la función sea el poster. También conocida como "Pop goes the weasel".

 
7.- Dr. Black and Mr. Hyde (1976). Una de nuestras black horror favoritas. El título no deja lugar a dudas. El mito stevensoniano actualizado e insertado en el popular y conflictivo barrio de Watts. Un medico que investiga la cirrosis encuentra una formula cuyas consecuencias no serán las esperadas. Un ser albino provoca la muerte y el caos en la zona. Ambos personajes comparten sin embargo un mismo cuerpo. Bernie Casey da credibilidad a ambos caracteres en un filme simpático, entretenido y superior a otros cambios de raza que el terror sufrió esa década. Reestrenada en 1979 con el título "The Watts Monster".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada