martes, 27 de mayo de 2014

BERNIE CASEY

 Para Eduardo Alvarez Consul que lo sugirió.

Algunos actores quedan fijados en la retina sin que uno llegue a saber realmente el motivo. Es la magia de la pantalla. La superficie plana y sus mágicos influjos en el imaginario del espectador. No recuerdo bien cuando me encontré por primera vez con Bernie Casey. Sin embargo su presencia, mayor o menor en películas de todo pelaje, ha sido para mí siempre un aliciente. Este actor afroamericano de imponente físico y esforzadas aptitudes depara además singulares sorpresas en su recorrido vital.
De hecho, su faceta delante de las cámaras no debe resultar la que más le satisface aunque gracias a ella ha obtenido un importante reconocimiento. Como otros compañeros jugó en la NFL entre 1961 y 1968 lo que le sirvió de importante trampolín de cara al mundo de la pantalla. Por otro lado su faceta más desconocida es la de pintor y poeta obteniendo titulación universitaria en la materia y teniendo un amplio recorrido en la exposición de sus obras. El fútbol americano y el cine han sido el sustento económico para mantener su verdadera vocación como artista.
Bernard Terry Casey nace el 8 de Junio de 1939 en Wyco, una pequeña población minera de Virginia. La problemática situación económica del lugar hizo a la familia trasladarse a Columbus donde el actor desarrolló su formación académica. Pronto destacó por sus capacidades atléticas y especialmente por sus inmejorables aptitudes para la pintura. Gracias a una beca escolar puede acceder a la Universidad (La Bowling Green State University) en Ohio. Allí desarrolla su formación artística y avanza su crecimiento como jugador de fútbol americano convirtiéndose en figura clave del equipo.
Tras graduarse en 1961, inicia su etapa como profesional en la NFL pasando por dos equipos: los "San Francisco 49rs" (1961-1966) y Los "Angeles Rams" (1966-1968). Una época de éxito y esfuerzo en la que no olvida su inclinación artística. A finales de los sesenta abandona el deporte profesional y busca nuevos retos creativos. Es un momento en que el cine está desmontando todas las barreras sociales y muchas personas negras encuentran un hueco en el cine. De manera inesperada le llega esta oportunidad y en 1969, Bernie Casey debuta en la segunda secuela del mítico western "Los 7 magníficos" (1960, John Sturges): "La Furia de los 7 magníficos" (1969, Paul Wendkos).
A partir de entonces inicia su labor en el mundo de la pantalla en películas, telefilms y episodios de TV. De su trayectoria como actor es recordada especialmente su labor dentro del cine afroamericano de los 70. Su inconfudible semblante se puede apreciar en recordados títulos como Tic, Tic, Tic (1970), Polvora Negra (1972), Hitman (1972), Cleopatra Jones (1973), Cornbread, Earl and Me (1975), Dr. Black and Mr. Hyde (1975) o Brothers (1977). No podemos olvidar en esos años setenta su pequeño papel en el filme de Martin Scorsese "El tren de Bertha" (1972), su monstruoso rol en el telefilm de terror "Gargoyles" (1972) y su papel principal en el drama "Maurie" (1973, Daniel Mann). Además en 1971 produce un pequeño documental sobre sus ideas y su trabajo artístico: "Bernie Casey: Artist".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada