miércoles, 4 de junio de 2014

BERNIE CASEY AS FELIX LEITER






Ni Fred Williamson ni Jim Brown ni el finado Jim Kelly ni tampoco Richard Roundtree lo consiguieron. Aparecer en la saga Bond no es cosa fácil y menos con un papel de relevancia. En "Vive y deja morir" (1973,Guy Hamilton) dado el contexto de la trama y el momento de su realización tuvimos actores afroamericanos en su reparto: Yaphett Kotto, Julius Harris, Geoffrey Holder y Gloria Hendry como primera Bond Girl de color. Nos ocuparemos de la película en otro momento aunque no sea un plato muy recomendable. Una década después y cuando la serie oficial estaba dando los últimos coletazos en su encarnación Moore, surgió una versión apócrifa de "Operación Trueno" (1965, Terence Young), que recuperó a Sean Connery como 007 e incorporó una broma personal como título de la película: "Nunca digas nunca jamás" (1983, Irvin Kershner). No profundizaré en los entresijos que rodearon a esta singular producción pero vamos a destacar la presencia de Bernie Casey interpretando a Felix Leiter en una especie de versión ultimate del personaje que se adelantó unos años (por aquello del aspecto racial) al Jeffrey Wright de la nueva y estimulante etapa actual del más famoso espía británico. A diferencia de otras apariciones del agente de la C.I.A., aquí Leiter es afroamericano,  cuenta con un papel algo más activo y utiliza toda su fuerza cuando llega el momento preciso. Siempre mantiene su buen feeling con su amigo Bond y forma una pareja digna de las buddy-movies de la época. Bernie Casey no tiene excesivos problemas a la hora de encarnar el personajes. Ya sabemos que se le da muy bien patear culos y pegar unos cuantos tiros. Mientras tanto, Kim Basinger y Barbara Carrera animan y de qué manera el resto del metraje. Pero esa es otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada