domingo, 13 de abril de 2014

CUTTER´S WAY (1981)

Publicada como novela en 1976 (a cargo del escritor Newton Thornburg)  y llevada al cine un lustro después, "Cutter´s Way" (1981) tiene todas las papeletas para ser considerada una joya maldita. Por el proyecto pasaron varios nombres tanto delante como detrás de las cámaras. El libreto había generado altas espectativas de crear una gran obra. Sin embargo, la caída de nombres hizo pasar el filme de un estudio a otro hasta llegar a manos de United Artist en el peor momento de su historia. La aparición del director Ivan Passer hizo avanzar el proyecto hasta buen puerto consiguiendo estabilizar un reparto y un presupuesto acorde con la propuesta planteada. La caida de la compañía UA a principios de los ochenta y lo atípico de la historia que se narraba jugaron en contra de un filme que se revela muchos años después como un claro ejemplo de noir desesperado y existencialista. La mucha más alabada, complaciente y a la postre inferior "Fuego en el cuerpo" (1981) se llevó los parabienes de la crítica y del respetable.

 
Tres inadaptados sobreviven en Santa Bárbara, California. Richard Bone es un seductor que vive de las mujeres sin nada más que le preocupe mientras trabaja como vendedor en la zona portuaria. Su amigo Alex Cutter, exviet mutilado y tuerto, lleva toda la rabia que una guerra absurda y una sociedad indolente permitieron en su momento. Un juguete roto de la era de Acuario destrozado por el momento que le tocó vivir que sobrevive a base de alcohol y de odiar al mundo que le dió la espalda. En medio de ellos está Mo, atada a Cutter en su pesadilla alcohólica y en su deriva vital. Una noche lluviosa Bone será testigo de un crimen. El aparente asesino parece ser el mayor potentado de Santa Barbara. Cutter planea una treta contra él pero no todo saldrá como se espera.

Drama, thriller, romance, venganza. Una pieza de difícil calado que evita asentarse en territorios conocidos para volar libremente sobre todos ellos. En el fondo, cine negro con elementos paranoicos y un evidente contenido histórico-social que se trasluce tanto en el retrato de sus personajes como en sus acciones. La historia de tres perdedores llevadas hasta sus últimas consecuencias. Son tres seres en tierra extraña, en un lugar donde el peso de la cultura hispana se impone a la anglosajona. Una zona de cruce de culturas donde ser americano tiene sus matices y una denominación de origen neblinosa. Es una America fronteriza y resbaladiza, un lugar diferente a las grandes urbes de los USA.

En ese curioso refugio conviven nuestros protagonistas. Bone vive sin problemas y no quiere tenerlos. Hace daño de manera involuntaria y evita las situaciones límite que puedan crearle situaciones incomodas. Es un buen tipo no mejor que lo demás y peor que otros que han sido marginados. Sin embargo le une un lazo de lealtad con su amigo Cutter y un vinculo amoroso con Mo. Cutter es un hombre herido pero vivaz, arrebatado, cruel, vigoroso, capaz de enfrentarse a todo y a todos. Su cruzada está llena de derrotas y víctimas. Sin embargo le mueve un impulso romántico que no esconde un admirable sentido ético. Cree en la verdad y en lo que ello implica. Solo el alcohol le mantiene lúcido en el manicomio que le ha tocado vivir. Mo personifica la derrota, la vida perdida en un sueño equivocado que le ha tocado elegir. Sólo la muerte la podrá sacar del laberinto en el que habita.

 
La parte criminal de la narración depara sorpresas. El culpable nunca es visto con claridad y su cacería se ve en vuelta en una venganza donde la injusticia social mantenida durante décadas fuerza la situación. Es una silueta grande apenas atisbada en un callejón durante una noche lluviosa y señalada a la luz del día por un dedo acusador del que nunca podemos confiar con rotundidad. Un eterno dilema a la hora de ajusticiar a inocentes y culpables. Bone señala pero Cutter amplifica la sentencia convirtiendo al supuesto asesino en una obsesión a la que hará pagar sus deudas con la sociedad. El supuesto asesino personificado en la figura del rico J.J. Cord no es tanto el asesino de una joven que dejó en la basura como el culpable de la situación familiar de Cutter y de la propia población de Santa Bárbara. En el último y desesperado acto de redención de Cutter, Bone comprenderá la verdadera intención de su amigo.

 
Obra amarga, oscura, desarraigada y nada complaciente, "Cutter´s Way" (1981) supone un título a recuperar en una filmografía poco transitada como la del cineasta Ivan Passer. Cuenta a su favor con un trío de actores en estado de gracia: un genial John Heard que magnifica la pantalla con cada una de sus apariciones, un solvente y preciso Jeff Bridges y una estupenda Lisa Eichhorn en el rol más complicado de la función. Destacar igualmente el trabajo de Jordan Cronenweth en la fotografía y la cuidada banda sonora de Jack Nitzsche. 


Lo mejor: sus personajes
Lo peor: en esencia es una película de los setenta. De haberse realizado unos años antes su repercusión sería otra bien distinta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada