sábado, 8 de febrero de 2014

RONDE DE NUIT

 

Revista de corta existencia y admirable contenido "Luca Torelli es Torpedo" fue cabecera de la viñeta noir durante cuatro meses en 1991. Con primeras espadas entre sus filas, su extinción fue un duro golpe dado la calidad de sus contenidos y la ausencia de propuestas similares. En sus páginas, rigurosamente en blanco y negro, se dieron cita aventuras inéditas de Torpedo, relatos y textos sobre la novela negra, alguna excelente serie que quedó inconclusa ("Detective INC", de McGregor y Colan), reseñas cinematográficas y alguna sorpresa inesperada. 


En su primer número, fechado en mayo de 1991, la revista recuperó una historia de 8 páginas escrita por François Truchaud e ilustrada magníficamente por Jordi Longarón. Ambientada en una noche de Febrero en un Harlem, frío y nevado, el inspector Jonas se tiene que ocupar de un caso de asesinato en un tugurio poblado por la fauna habitual del barrio. La victima es un tal Junior Ball, de ocupaciones sospechosas y al parecer en nómina de un hampón de la zona llamado Stark. Durante las siguientes horas, Jonas seguirá el rastro de la víctima, visitará a su poco apenada esposa, montará el cirio en el local de Stark y acabará dando con los asesinos de Junior Ball tras comer algo de pollo frito en "Martha´s".

 
Publicada por primera vez en octubre de 1975 en la revista Pilote, "Ronda de Noche" es un estupendo fresco blaxploiter empapado del mundo creado y desarrollado por Chester Himes en sus novelas policiacas. Ese Harlem gelido e invernal es comparable al que abre la estupenda "Todos Muertos", los locales que frecuenta Jonas son los mismos que visitan Ataud Johnson  y Sepulturero Jones, "El Leon de Juda" otra de las organizaciones de falsos profetas que prometen un idílico "Regreso a Africa" por un buen precio y Stark otro de esos hampones negros que chupan la fuerza vital de las marmotas de Harlem. Truchaud despliega a lo largo de la narración frases lapidarias y diálogos efectivos que se desarrollan en situaciones conocidas y equilibradas. El trabajo de Longarón es excepcional y transmite con nitidez el Harlem oscuro y gélido propuesto en la historia. Una pequeña joya que resulta ideal para prolongar el policíaco negro de la época en viñetas B & W.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada