lunes, 24 de marzo de 2014

LIALEH (1973)


Territorio "blue movie". Y con una película que ha ido adquiriendo cierto renombre con los años. Motivos variados. El más evidente: una de las pocas muestras de blaxxxploitation setentera que se conocen. El más conocido: la presencia del batería Bernard Purdie respaldando, financiando y creando la banda sonora de la película. Este último aspecto ha desenterrado al film del pozo de los olvidos: contagioso soul-funk y R&B  ideal para las veladas más cálidas. La película sigue los patrones de la época aunque tiene el encanto genuino del porno setentero que  los ochenta se encargaron de borrar de un plumazo. 

 
La historia no da para mucho pero cumple su esperada función: una versión "hot" de operación triunfo con las esperadas escenas de rigor. Lialeh quiere llegar al estrellato como cantante y hará todo lo posible por conseguirlo. La joven no es que tenga muchas aptitudes musicales pero maneja bien el "micrófono" y se mueve bien en los distintos escenarios. Su "descubridor" lo ve rápido y maneja sus curvas con cierta asiduidad. Un tipo que mantiene la chulería exhibicionista de los pimps de la época muy dedicado a sus fogosas embestidas con las diversas mujeres con las que se encuentra. Hay tiempo para lesbianismo telefónico, handjobs, un ataque sin cuartel de unas coristas en celo contra un cura  y un fin de fiesta sobre un escenario donde una espectadora blanca conocerá de primera mano la otra cara del "black is beautiful".

 
Lo mejor se encuentra en el apartado musical: un número repetido para llenar metraje donde Bernard Purdie es el protagonista, los temas que acompañan de fondo las escenars hard, y el espectáculo final, un tanto ridículo y verbenero, pero con indudable guiño a los hermanos Mitchell. Si tienen que elegir entre la película y la banda sonora, opten por lo segundo aunque el film no aburre (apenas llega a los ochenta minutos)  y es una buena muestra del cine porno de la época. Y destacar tanto su cartel como las frases promocionales que la acompañan: Pink on the inside, Black on the outside!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada